Estudiar inglés en el extranjero vs. en mi propio país

estudiar-ingles

Desde niño el idioma inglés está a nuestro alrededor. Difícilmente podemos escapar de la influencia que esta lengua ejerce sobre nuestros círculos académicos, sociales y culturales. Todos hemos tenido la posibilidad de comenzar a estudiar este idioma desde muy chicos, desde el jardín de infancia, hasta la universidad. Llega incluso el punto en el que quizás, en aras de perfeccionar nuestros conocimientos, nos planteamos la posibilidad de estudiarlo a fondo, pensando incluso hacerlo en un país cuyo idioma nativo sea el inglés.

Entonces se abre una nueva puerta, la de las inseguridades. ¿Qué es mejor? ¿Seguir estudiando el idioma en tu propio país o hacerlo en el extranjero? Ambas opciones son buenas y tienen sus ventajas y desventajas. A continuación nos pasearemos por algunas de ellas.

¿Estudiar inglés en mi propio país?

El separarse de la familia no es tarea fácil. Para algunos el proceso de desprendimiento y separación de sus seres queridos es más complicado, por lo que siquiera asomar la posibilidad de estudiar fuera de tu ciudad, no es una opción. Estudiar inglés en tu propio país te da la posibilidad de que estés en casa, haciendo lo que te gusta: estudiar este maravilloso idioma. Seguramente lo más lejos a lo que llegarás, al apuntarte al curso de inglés, serán unos minutos de distancia de tu hogar. Esto para algunos es una gran ventaja.

Además, está el factor económico. Es mucho más barato hacerlo en tu tierra natal. No repararás en gastos como comida, hospedaje, es decir, nada más allá del costo del curso en sí. Es mucho más asequible apuntarte a un curso en tu propia ciudad que hacerlo en el extranjero.

También está el hecho del papeleo y trámites legales que debes hacer para poder sacar la visa de estudiante, o permiso para estudiar en el exterior. Para algunos puede ser un asunto muy engorroso, y los ata ante el hecho de arriesgarse a la aventura.

Ahora bien, las oportunidades y capacidades de desarrollar el idioma que podrás aprender en un curso en tu ciudad, a casi un nivel nativo, no serán las mismas a aquellas que definitivamente podrás adquirir al hacerlo en el extranjero.

Entonces, ¿me voy?

Las ventajas de hablar al nivel de un angloparlante sólo las podrás adquirir al interactuar y escuchar a nativos, en su entorno habitual. Estarás aprendiendo inglés todo el día, todos los días, aún cuando no estés en el aula de clases. Desde ir a la tienda de víveres, al restaurante, en el cine, o hasta para preguntar una dirección, estarás inmerso en el idioma, y eso te obligará casi sin darte cuenta, a desenvolverte con soltura y sin miedos.

Si bien el gasto económico será mayor, la relación costo / beneficio es sin duda la más grande ventaja de ir a estudiar en el extranjero. Además, el crecimiento personal que esta experiencia representa no tiene precio. Y aunque vivir solo no es sencillo, podrás afrontar cualquier reto que se te presente en el futuro; te convertirás es una persona más responsable, consciente e independiente; ampliarás tus horizontes y te sumergirás en muchas culturas a la vez.

Sin dejar de lado el hecho de que conocerás lugares fascinantes y, como muchos hacen, viajar y conocer países fronterizos en un viaje de mochilero. Esto hará que tu visión del mundo se amplíe y podrás empaparte de costumbres alucinantes.

Indudablemente estudiar inglés en el extranjero es la opción que más nos gusta, ya que una temporada en un país como Irlanda, por ejemplo, hará que avances mucho más rápido en el estudio del idioma, y constituirá una enriquecedora experiencia.

En KIWING te acompañamos a lo largo del proceso, desde el momento en el que decides emprender esta aventura. No dudes en contactarnos a través de nuestra dirección de correo kiwingcontact@gmail.com y unirte a nuestro fanpage de Facebook para mayor información. Somos KIWING, Your Language Adventure.

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*